miércoles, 27 de septiembre de 2017

Y ya tenemos aquí el Otoño, preciosa estación en la que los colores marrones, ocres junto con los verdes que se van perdiendo, crean una explosión de tonos cálidos, que porque no decirlo, nos apetece incorporarlos en nuestros hogares.

Podemos empezar ha hacerlo, de una manera muy sigilosa para que nos vaya impregnando poquito a poco.


Empezaremos por el recibidor, es el momento de atreverse con el papel pintado en una de las paredes e ir incorporando los muebles según el gusto de cada uno, en este caso tenemos un aire rústico que con el toque de la maceta de romero, las maletas y cesta de mimbre nos sirven para conseguir ese aspecto campestre.


En el salón iremos incorporando los plaids más abrigaditos y los cojines con tonos más lisos, incluso podemos incluir alguno de tejidos de lana, pelo, etc...


También  flores y  velas sobre alguna de las mesas de sofá o auxiliares nos aportarán ese ambiente acogedor que requiere la estancia.


Si somos de alfombras, podemos ir estudiando cual es la que nos viene mejor según la zona que escojamos para ponerla.


En el dormitorio, como la temporada pasada, el papel pintado en la pared del cabezal junto con un edredón en una tonalidad más cálida a juego con los cojines, nos envolverán en un placentero sueño.


Una nota curiosa, en este baño totalmente blanco y de tamaño reducido, con sólo dos complementos hemos conseguido crear un ambiente más cálido. El cesto de mimbre y el detalle de la rama de olivo en el lavabo, son muy acertados. ¿No os parece?. Para que veáis la importancia de los complementos en el hogar.

Bueno, espero haberos aportado alguna idea para darle a vuestro hogar ese toque otoñal que nos va apeteciendo.

Hasta la próxima semana.

Espero vuestros comentarios.